árbol navideño ecológico
¿Sabías que el origen del árbol de Navidad se sitúa entre los años 680 y 754? Sigue leyendo
Comparte en redes sociales
  • 1
    Compartir

Ya es hora de que este año tengamos un árbol navideño ecológico. ¿Por qué? Porque entre otras razones que daremos a continuación, este tipo de árboles son la mejor alternativa para cuidar el medio ambiente.

Vamos a comenzar sabiendo que estos se agrupan en la ciencia de la silvicultura, que es aquella que trabaja en su cultivo. Los empleados encargados de esta ciencia conservan el medio ambiente y la naturaleza a través del cultivo de los bosques, la calidad ambiental y la producción y mantenimiento de pastos para el ganado.

Así mantienen el bienestar y la productividad de los diferentes ecosistemas forestales que encontramos en cualquier lugar del planeta Tierra.

En lo que se refiere al cultivo y la producción de árboles de Navidad es también uno de los mejores ejemplos de la economía circular además de una actividad silvícola sostenible que supone una fuerte inyección de capital en regiones como Cataluña, Navarra o el País Vasco.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad; el cultivo legal del árbol navideño ecológico en plantaciones de cultivo es una práctica muy recomendada ya que los abetos o pinos forman un bosque y se integran en el paisaje.

El árbol navideño ecológico es una actividad silvícola sostenible además de un ejemplo de economía circular

Estos, actúan como sumidero de CO2 fomentando la biodiversidad forestal. Cada hectárea de plantación produce diariamente el oxígeno que consumen 40 personas.

Los árboles de Navidad no se arrancan del bosque, existen plantaciones rotatorias donde cada vez que se corta un árbol se planta. Es un tipo de cultivo sostenible y ecológico que no requiere el uso de los plaguicidas y fertilizantes ni daña el suelo ni arrasa con la biodiversidad.

Cuando acaben estos días de fiesta, no intente replantar por sí mismo el árbol ni lo deposite en un contenedor común. Utilice los puntos de recogida que hay de las ciudades. Aquí, el árbol se puede convertir en abono ecológico, en cobertura vegetal o incluso en biomasa para calefacción.

árbol navideño ecológico

Es un cultivo que no requiere el uso de los plaguicidas y fertilizantes. No daña el suelo.

Otro ejemplo para que el árbol sea sostenible es hacerlo de cartón. Podemos coger una caja de cartón grande como la de un electrodoméstico por ejemplo, dibujar dos siluetas de árbol iguales y recortarlas.

En una de las piezas hacemos un corte que vaya desde el centro de la base del tronco hasta la mitad de la longitud del árbol. Repetimos la misma operación en la otra pieza pero esta vez desde la punta de la copa hasta la mitad. Así, ambas piezas encajarán a la perfección.

No es necesario señalar que la Navidad está en todas partes. Está dentro de nuestros hogares pero también la encontramos en las calles. Ciudades de todo el mundo sacan sus mejores galas para embellecer su entorno y alumbrar las fiestas de una dulce Navidad.

Desde la Cápsula de la Creatividad pusimos en marcha una iniciativa para conocer los árboles navideños del mundo. En instagram, siguiendo el hashtag #lahuellacapsulita podemos descubrir árboles de Málaga, Madrid, Tarragona o incluso de Amberes.

Esperamos el tuyo también. Escribe en la descripción de la foto el hashtag y tu árbol se citará en los stories del perfil para todo el público que conforma @lacapsulaviajera.

¿Conoces el origen del Árbol de Navidad?

Según cuenta la leyenda, su origen se sitúa entre los años 680 y 754 cuando San Bonifacio, uno de los principales evangelizadores de Alemania, comprendió que eliminar la tradición celta iba a ser una tarea complicada, así que la adaptó dándole un sentido cristiano.

Cortó con un hacha un roble que representaba a Odín y en su lugar plantó un pino – los pinos son perenne y por tanto eran perfectos para que simbolizaran el amor de Dios -. Lo adornó con manzanas y velas: las primeras representaban el pecado original y las velas la luz de Jesucristo.

Y así fue como estos pueblos fueron evangelizados y como los cristianos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo.

Se cree que el primer árbol de Navidad tal y como lo conocemos hoy en día apareció en Alemania en 1605 y fue aquí donde nació la tradición de adornar los árboles para darle la bienvenida a las fiestas navideñas.

El primer árbol de Navidad adornado apareció en Alemania en 1605


Comparte en redes sociales
  • 1
    Compartir